martes, 22 de enero de 2013

¿Qué podemos hacer por la sanidad pública?


Desde el movimiento de oposición al plan del Gobierno de la Comunidad de Madrid de privatizar la gestión de la sanidad pública, se ha planteado como alternativa un proyecto de autonomía de gestión de los 27 centros de salud que está previsto sacar a concurso. Un proyecto similar a este, que pretende frenar los planes privatizadores del gobierno madrileño, fue presentado a finales de 2008 por la Dirección del Institut Català de la Salut (ICS) en la Mesa Sectorial. Así explicaba el ICS la propuesta: “La voluntat de l’empresa pública és implantar un model d’organització que s’orienti a la millora dels resultats assistencials i econòmics, a l’increment de la capacitat de decisió sobre l’organització i la gestió de l’activitat i dels recursos, amb la corresponsabilització dels resultats per part dels equips assistencials. El projecte s’emmarca dins la naturalesa corporativa de l’empresa pública amb descentralització de la gestió i aplicació del règim estatutari als professionals”. Se estableció una fase inicial con un prueba piloto en 10 equipos de atención primaria. La representación sindical no recibimos el proyecto con entusiasmo y hubo quien pidió su retirada porque “l’ICS no està preparat per assumir projectes d’aquest tipus”, dando así argumentos a aquellos que menos cariño le tienen y que están al acecho para repartirse el botín.

lunes, 7 de enero de 2013

Sindicalismo basado en la evidencia


Hace años descubrí que hay una corriente en la medicina llamada medicina basada en la evidencia (MBE), que postula que las decisiones clínicas deben basarse en la mejor evidencia científica disponible. Fue para mí una sorpresa mayúscula, porque yo, iluso de mí, pensaba que eso ya era así, que la medicina era una ciencia y que las decisiones de los médicos estaban guiadas por los resultados de la investigación científica. La sorpresa se transformó en estupor cuando me enteré de que había médicos que se oponían a la MBE, entre otras cosas, porque dejaba en mal lugar la evidencia basada en la experiencia clínica personal; es lo que alguien ha llamado la medicina basada en la eminencia (aquí se pueden encontrar otras alternativas a la MBE), la cual es seguida por aquellos médicos expertos cuya experiencia supera en validez cualquier dato científico y que consiste en “cometer los mismos errores cada vez con más confianza a lo largo de una cantidad impresionante de años”.