jueves, 7 de noviembre de 2013

Recomendación de lectura: “Economía y pseudociencia”

Cualquier persona medianamente informada o que salga a la calle y se preocupe un poco por lo que pasa a su alrededor (esto excluye a algunos ministros) ha podido percibir los estragos que está causando la crisis. Además, no estamos aprovechando la crisis para arreglar todo aquello que durante años hemos hecho mal y podría ser que cuando salgamos de ella caigamos en los mismos errores que nos han llevado adonde estamos. Hasta ahora pensábamos que esta crisis no estaba siendo un desastre absoluto, porque al menos había servido para que todos nos convirtiéramos en especialistas en economía. Hasta ahora. Con lo contentos que estábamos con la nueva especialidad adquirida, llega el aguafiestas de José Luis Ferreira, escribe “Economía y pseudociencia. Crítica a las falacias económicas imperantes” y nos dice que esto de la Economía (con mayúsculas) es una cosa muy seria que no se aprende en dos tardes, que especialistas hay, pero que no son tantos, no suelen adivinar el futuro (para eso están los astrólogos) y, por supuesto, nosotros no estamos entre ellos.

Antes de continuar. Si eres una persona de firmes convicciones asentadas en prejuicios seculares que han resistido imperturbables su refutación por la realidad; si nunca has hojeado un libro de economía pero sobre algunos asuntos económicos tienes las ideas claras; si sobre las cuestiones económicas que no tienes las ideas claras, te bastan las consignas de tu tribu; en definitiva, si no estás dispuesto a cambiar de opinión, no pierdas el tiempo leyendo el libro: José Luis Ferreira es un neoliberal (o un comunista peligroso o… tú mismo, etiquetar es gratis).

“Economía y pseudociencia” no es un libro de divulgación para aprender economía; es un libro de divulgación que tiene como objetivo que seamos más cuidadosos cuando nos enfrentemos a una cuestión económica, que nos pongamos en guardia ante un discurso económico agradable al oído que ofrece soluciones fáciles a cuestiones complejas; es un libro sobre el método científico aplicado a la Economía que nos da herramientas para distinguir quien se ha planteado las cuestiones económicas de manera rigurosa y quien es un charlatán. Si lees “Economía y pseudociencia”, es posible que te replantees algunas de tus ideas: te convida continuamente a ser riguroso y “cuando uno empieza a pensar de manera rigurosa en estas cosas pronto se da cuenta de que las respuestas no son tan obvias como pudiera parecer” (página 6).

A lo largo del libro con un lenguaje claro y conciso se van exponiendo una serie de sesgos, prejuicios ideológicos, errores matemáticos, ideas conspiratorias, etc. que llevan a conclusiones erróneas o, a veces, completamente disparatadas. Muchos de estos errores los cometen personas cargadas de buenas intenciones preocupadas por problemas sociales graves, pero, como dice Ferreira, “sucede (…) que demostrar empatía por la pobreza y señalar sus problemas no tiene por qué ir acompañado por un buen diagnóstico o por una buena cura” (página 45) y, en ocasiones, puede llevar a proponer soluciones que agravarán el problema que se quería solucionar. En otras ocasiones (esto lo digo yo, no el autor) ni tan siquiera es posible dar por supuestas las buenas intenciones. En el libro hay unos cuantos ejemplos y hace unos días en la prensa vimos un caso paradigmático. Estas son las consecuencias de tomar decisiones contrarias a las enseñanzas de la ciencia económica, que luego se quieren explicar apelando a teorías conspiratorias 

Este tipo de discursos contrastan con el rigor del método científico que está en la base de la Economía académica y que comparten economistas de izquierda y de derecha, lo cual permite que puedan “entenderse entre ellos sin problema porque comparten un método y una ambición por saber cuál puede ser el mejor diagnóstico de un problema y cuál su mejor solución” (página 91).

Si lees “Economía y pseudociencia”, seguramente no acabarás sabiendo más economía; es posible que descubras que sabes menos de lo que pensabas y que algunos que pensabas que saben mucho no saben tanto o son unos verdaderos farsantes. Aprenderás que has de ser precavido ante discursos económicos fantásticos y tendrás elementos para juzgar cuando estás ante un economista y cuando, no. Es posible que también descubras que estás en posesión de algunos prejuicios que distorsionan tu percepción de los problemas económicos, lo cual es un primer paso, imprescindible, para librarse de ellos y poder afrontar los problemas que nos aquejan con muchas más posibilidades de éxito. Recuerda que “es mucho mejor para el mundo que los hombres sean tontos a que tengan prejuicios” (Joachim Fest, página 102 ).

Creo que “Economía y pseudociencia” es una lectura muy recomendable para cualquiera que no sea economista, que esté preocupado por los problemas que nos rodean y que pretenda participar activamente en la búsqueda y puesta en práctica de posibles soluciones. Y si no fuera porque obligar esta feo, debería ser de lectura obligatoria para todo aquel que tenga alguna responsabilidad en cualquier organización con capacidad de influir en las políticas que se llevan a cabo.

Si lees el libro, es bastante probable que te apetezca saber más de Economía (con mayúscula). Fácil: suscríbete al blog del autor  y a disfrutar. Si te interesa, también aprenderás filosofía, matemáticas, física…

2 comentarios:

  1. Muchísimas gracias por la reseña. Lo explicas mucho mejor que yo, te tomaré algunos párrafos para describir el libro :)

    ResponderEliminar